Préstamos inmediatos

Préstamos de $1,000-$70,000
Tiempo de devolución 7-180 Días
Préstamos inmediatos hasta $70,000
Pide tu préstamo en sólo unos minutos
¿Cuánto necesitas?

Préstamos inmediatos, una solución que siempre llega a tiempo

¿Quién no se ha visto en alguna ocasión en la difícil tesitura de tener que afrontar un desembolso de cierta importancia sin disponer de recursos financieros propios para afrontarlo? Esto no tiene por qué deberse ni a una mala planificación ni a una inversión poco recomendable. Simplemente, las urgencias llegan por las causas más diversas y lo único cierto es que hay que responder con rapidez. Los préstamos inmediatos son el mejor aliado para hacer frente a esos pagos que pueden poner en serios aprietos nuestra estabilidad, no solo económica sino personal. Unos créditos rápidos que cuentan con una serie de características que conviene conocer de antemano.

Qué debes saber sobre los préstamos inmediatos

Los créditos inmediatos son un producto financiero muy sencillo y que va dirigido a aquellas personas que se han visto sorprendidas por una urgencia financiera más o menos sobrevenida. Por norma general, hablamos de cantidades que rara vez superan unos centenares de euros y que, por tanto, son fácilmente restituibles por parte de los usuarios. Sin embargo, no todas las entidades de crédito convencionales están dispuestas a ayudar a los usuarios que se encuentran en apuros. No en vano, los trámites habituales en los bancos resultan incompatibles con las urgencias de los clientes.

Los préstamos inmediatos cubren pequeñas cantidades que el usuario puede devolver de manera cómoda a lo largo de un plazo de tiempo previamente acordado. En este sentido, existen unos márgenes de tiempo de referencia pero los clientes pueden acomodar los plazos a su realidad financiera. Con esto se consigue que nadie se vea superado por las deudas o que se trunque su proyecto personal, familiar o empresarial. No sorprende que la comodidad sea una de las cualidades de los préstamos inmediatos más destacadas por los usuarios que ya han contratado un servicio de este tipo con anterioridad. Y en muchos casos, repiten.

Al igual que el resto de créditos que puedes encontrar en nuestra plataforma, los préstamos inmediatos que te presentamos se tramitan de manera 100% online. La comodidad para los usuarios es absoluta, puesto que no tienen más que acceder al espacio digital correspondiente y completar en una serie de sencillos pasos el proceso de solicitud, aceptación y recepción del crédito. Un procedimiento sumamente sencillo y rápido que responde a las necesidades de quienes necesitan esa pequeña cantidad que, sin embargo, puede tener una importancia muy considerable en su futuro más inmediato.

Ventajas de los préstamos inmediatos

Los préstamos inmediatos son un crédito al uso, sino que ofrecen una serie de ventajas a los usuarios que difícilmente podrán encontrar en las entidades tradicionales. Alicientes que están relacionados con la rapidez del servicio, la libertad para consensuar el vencimiento del crédito o el detalle de la información facilitada para su contratación. Estas serían algunas de las ventajas más evidentes de los préstamos inmediatos:

Apenas unos minutos: a nadie le viene bien esperar cuando se trata de resolver una urgencia y por ello los créditos exprés pueden obtenerse en menos de diez minutos. Basta con tener toda la información necesaria a punto para que el proceso se resuelva con gran celeridad.

Desde cualquier lugar: al tratarse de un procedimiento que se completa íntegramente en Internet, basta con disponer de un dispositivo con conexión a la red para realizar el trámite de manera cómoda.

Pocos pasos, pocas complicaciones: al tratarse de créditos de escasa cuantía pero gran valor, los usuarios agradecen de manera especial que todo el proceso se resuelva sin demasiados requerimientos. Así, solicitar y conseguir un préstamo inmediato es una operación que se completa en pocos pasos.

A tu ritmo: los préstamos inmediatos cubren una urgencia puntual y, posiblemente, excepcional. Es por ello que los usuarios no tienen ningún problema en ir devolviendo la cantidad concedida a lo largo del plazo que mejor se ajuste a su situación. Solamente tienen que indicar en cuántos meses desean liquidar el préstamo y comprobar qué módica cantidad deberán afrontar cada mes.

Posibilidad de prorrogar la fecha de vencimiento: ¿se ha producido algún otro suceso inesperado que impida completar la devolución del crédito en el periodo acordado? No pasa absolutamente nada. Siempre cabe la posibilidad de conseguir una prórroga de la fecha de vencimiento para devolver el préstamo sin mayores complicaciones.

Ahorro por vencimiento anticipado: de igual manera, si el usuario consigue liquidar el préstamo antes de la fecha máxima acordada, podrá ahorrarse todos los intereses pendientes desde el momento de la cancelación hasta el momento del vencimiento.

Fidelización: muchas firmas especializadas en créditos inmediatos ofrecen ventajas exclusivas a los mejores clientes. Por ello, si solicitas tus préstamos siempre con la misma compañía y cumples las condiciones pactadas, obtendrás una serie de beneficios en futuras contrataciones.

Garantía de seguridad y confidencialidad: los préstamos inmediatos se tramitan de manera segura gracias a los protocolos digitales que ofrecen mayores garantías a los usuarios. Paralelamente, la contratación y devolución del crédito es totalmente privada, conservando debidamente los datos del usuario para garantizar su absoluta confidencialidad.

Cómo funciona el préstamo inmediato

Obtener el préstamo que necesitas para hacer frente a cualquier gasto es muy sencillo. Lo primero es escoger el crédito que mejor se adapta a tus necesidades, para lo cual conviene introducir los datos pertinentes en la página de la firma especializada elegida. Ni que decir tiene que todo el proceso se lleva a cabo de manera transparente, facilitando en todo momento al usuario la información que este necesita para tomar la mejor decisión y ahorrarse sorpresas durante la devolución del préstamo.

Así, el usuario accede a la aplicación correspondiente y consigna la cantidad que necesita. Aquí las plataformas no realizan ninguna otra comprobación ni preguntan al usuario por los motivos que les llevan a solicitar el préstamo. Estos introducen el importe con el que podrán responder a la urgencia financiera y, acto seguido, establecen el plazo de devolución que les resulta más fácil de cumplir. Las páginas especializadas ofrecen una horquilla muy amplia tanto para la cantidad solicitada como para el periodo de vencimiento, asegurando que el usuario consiga una propuesta totalmente personalizada.

El proceso de solicitud culmina con un desglose muy minucioso de los intereses que se van a aplicar de cara a la concesión del préstamo, incluyendo tanto los porcentajes como las cifras absolutas. De este modo, el usuario puede valorar si le interesa seguir adelante con esas condiciones o prefiere modificar alguna de las variables para obtener una mejor oferta. Por ejemplo, puede acortar el plazo de devolución o reducir el importe del crédito, con lo cual abaratará los intereses. Todo ello sin cláusulas ocultas ni ningún otro cargo que no figure en las condiciones generales.

Una vez se ha localizado la mejor opción, es recomendable que el usuario se cerciore de todas las condiciones para la devolución del préstamo inmediato. Este documento, conocido como Contrato de Préstamo, puede descargarse en la mayoría de los casos y establece, entre otras cosas, las consecuencias de incumplir el plazo acordado o retrasarse en el pago de alguna mensualidad. No hay que olvidar que el cliente tiene la posibilidad de prorrogar el vencimiento si aprecia que va a tener dificultades para cumplir con el primer plazo previsto.

Requisitos de los préstamos inmediatos

Como ya se ha destacado con anterioridad, los préstamos inmediatos apenas exigen el cumplimiento de requisitos previos para su concesión. Esto se explica por el carácter extraordinario de este tipo de productos financieros, que solo resultan útiles si los trámites para su solicitud se solventan con rapidez.

Cada plataforma de crédito es libre de exigir unos requisitos específicos, si bien la inmensa mayoría de ellas presentan unas condiciones previas muy similares. En líneas generales, los usuarios tienen que cumplir requisitos como los siguientes:

Ser mayor de edad: en algunos casos, los portales especializados pueden requerir una edad superior (21 años, por ejemplo), por lo que conviene comprobar este extremo antes de seguir con la solicitud.

Tener el DNI en vigor: parece una cuestión muy obvia pero nunca está de más recordar que no es posible obtener un préstamo inmediato si el DNI está caducado. Es recomendable comprobarlo antes de iniciar los trámites para ahorrar tiempo.

Ser titular de una cuenta corriente en España: todas las gestiones relacionadas con el cobro del préstamo y el abono de las cuotas comprometidas deben realizarse desde una cuenta abierta en España. El solicitante del crédito debe disponer de una o abrirla antes de solicitar el préstamo.

Facilitar vías de contacto con el cliente: cada firma exige una o varias vías de contacto con el cliente. Lo más usual es solicitar el número de teléfono y una dirección de correo electrónico.

Otros requisitos: los préstamos inmediatos se conceden sin la necesidad de contar con ningún aval. No obstante, para obtener cantidades superiores, es posible que la firma especializada sí que requiera algún tipo de garantía adicional. Por otro lado, nuestro historial crediticio podrá ser revisado por un programa informático a fin de obtener mayores garantías de cobro.

¿Cuáles son los mejores préstamos inmediatos?

Actualmente, es posible encontrar un gran número de opciones para conseguir un crédito rápido y seguro. De hecho, la oferta existente se ha incrementado notablemente en los últimos años con la entrada de nuevas compañías financieras y también de entidades convencionales, que han habilitado mecanismos más ágiles para la concesión de determinados préstamos.

Estos serían algunos de los mejore préstamos inmediatos del mercado español:

¿Cuándo y cómo recibirás tu préstamo inmediato?

Tras completar el sencillo proceso de solicitud del préstamo inmediato, el dinero requerido estará a disposición de los usuarios en muy poco tiempo. Cada crédito presenta su propio plazo para el ingreso en la cuenta proporcionada por el interesado. El plazo más habitual es de entre 24 y 48 horas, pudiéndose acortar dependiendo del momento del día en que se solicite el préstamo. De igual modo, si el crédito se contrata en un día no hábil (o en vísperas de jornadas no laborables), su entrega en cuenta puede retrasarse algo más.

En cuanto a cómo se recibirá el crédito inmediato, una vez se realice la solicitud del mismo se procederá a una rápida evaluación del historial financiero del usuario. Es por ello que, para agilizar el trámite, los interesados pueden confirmar que no cuentan con cargas crediticias pendientes. En cualquier caso, este procedimiento apenas ocupa unos minutos, a la conclusión del cual el usuario sabrá si le ha concedido o no el crédito.

Cuando el usuario reciba el dinero en la cuenta facilitada, podrá hacer uso del mismo como estime oportuno. Esta es otra de las grandes ventajas de los préstamos inmediatos, ya que las plataformas especializadas facilitan el crédito para que el usuario lleve a cabo sus proyectos sin dar ningún tipo de explicación.

Opiniones de los préstamos inmediatos

Ya hemos comentado que cada usuario puede solicitar el préstamo inmediato por un motivo distinto. Es por ello que cada interesado se forma una opinión diferente de la utilidad de estos créditos. Pero, por encima de las valoraciones más específicas, la gran mayoría de opiniones presentan un cariz muy positivo. Estos serían algunos de los aspectos más valorados de los préstamos inmediatos por parte de los clientes:

Sin publicidad engañosa: uno de los grandes temores, especialmente en cuestiones financieras, es que la compañía oculte información al usuario para que este suscriba un contrato con muchas sorpresas. Las firmas que hemos incluido en este análisis se caracterizan por su transparencia y así lo reconocen los usuarios que ya han confiado en ellas.

Trámites sencillos: las facilidades para la contratación del crédito y la rapidez en su recepción son dos de las características más valoradas por los usuarios en este tipo de servicios. Y es que, cuando se necesita una inyección inmediata de liquidez, la celeridad es la cualidad más deseable. La sencillez de los trámites ayuda a que el dinero llegue mucho antes.

Un préstamo a medida: los usuarios también reconocen que todas las opciones anteriormente expuestas ofrecen múltiples posibilidades para la personalización de los préstamos inmediatos. El importe solicitado y el plazo de devolución son muy flexibles en la mayoría de ofertas y los usuarios lo valoran especialmente.

Empresas de confianza: todas las firmas financieras que se incluyen en nuestra selección ofrecen las mayores garantías a los usuarios, incluyendo altos estándares de transparencia y diferentes vías de contacto. Esto no ha pasado desapercibido a los usuarios, que valoran la confianza que les transmitieron estas plataformas al contratar un crédito urgente.

Más información sobre los préstamos inmediatos

Los créditos rápidos deben contratarse de manera responsable y teniendo presente que presentan un carácter extraordinario, siendo especialmente útiles para cubrir gastos sobrevenidos. Conviene observar cuáles son los intereses finales que se asumen al contratar el crédito y plantear cualquier duda a la firma especializada antes de formalizar la solicitud.

Para obtener más información sobre los préstamos inmediatos es recomendable acudir al detalle de cada uno de ellos, dado que, aunque presentan características muy similares, puede haber pequeñas diferencias entre ellos. Sea como sea, lo que nunca habrá es una sorpresa desagradable tras haber contratado el crédito.